viernes, 21 de julio de 2017

LAS PEQUEÑAS COSAS


Compartir la alegría,
el deseo,
las pequeñas cosas,
ver amanecer abrazados,
susurrar al oído de tu amada,
palabras hermosas,
inventar imágenes
en esas nubes que pasan
los dedos entrelazados,
mirarte a los ojos
si suena entre el bullicio
nuestra canción,
la alegría,
el deseo,
las pequeñas cosas.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

jueves, 20 de julio de 2017

DETRÁS DEL TIEMPO


Asciende la duda entre dos miradas
víctimas del amor, en la misma cama,
ya no es aquello que era
no hay pasión... pasó la primavera
en el abismo que los separa
para dibujar esta monótona escena.

Pasaron los años, igual que pasan
los sueños que se conjugaban
cuando sobraban las prendas
rogando a la luna que se detenga,
pero los detuvo la encrucijada
de esa duda, al final de la senda.

¿Hubo verdad en los sentimientos?
¿dónde quedaron los juramentos?
dos cuerpos desnudos, no mienten
a los besos, que así consienten
anular la voluntad al tiempo
¿por qué fuimos tan inocentes?.

Pasan las horas en el techo,
tiembla mi mano, porque no puedo
apartar los restos de un poema,
quizá no quiero... quizá no quiera...
he descrito su silueta
entre las curvas del sendero
que han recorrido mis besos
buscando inquieto su meta...
y al momento, me paro y pienso...
¿debo intentarlo de nuevo?

‎Luis Maria Saiz Laso‎ 

POR SI ACASO HICIERA FALTA


Amigo, por si acaso hiciera falta
estoy con los ojos abiertos,
escudriño tus amaneceres y los ocasos,
te acompaño siempre con iguales ansias
amo tus luces si brillan triunfales
y me acongojo contigo en las penumbras.
Amigo, por si acaso hiciera falta
estoy acá con las manos abiertas
para ser el que te estreche con alegría
cuando fulguran los astros del éxito
mas, están aún más prestas
para asirte si al barranco caes, emerger juntos
en silencio, con los falsos aplausos mudos.
Amigo, por si acaso hiciera falta
estoy con la mente alerta
respiro tu mismo aire como al descuido
gozo la bondad que exhalas desde tus fuerzas
y si una dolencia aqueja tus días
demuelo murallas hasta lograr la paz de tus males.
Amigo, por si acaso hiciera falta
estoy con el corazón latiendo al unísono
es imposible no hacerlo
las venas nos bañan con la misma sangre
el amor es el motor, milagro de la existencia
con diferentes raíces, somos un mismo árbol.

Oscar A. Fernande Folguerá -Argentina-

NO SE CREA TANTO SEÑOR MÍO


No se crea tanto señor mío
Que lo amé más que a ninguno
No lo puedo negar
Que hizo de mis días deleite
Y mis noches pasión total
Si lo aceptó... no me pude controlar
Que temblaba al mirarlo
Sin esperar nada a cambio
Que se volvió mi locura
Pero también mi tortura
No sabía más de nada
Que su presencia cambiara
No se crea tanto no...
Lo llegue a enloquecer
Con mis cambios repentinos
Todo lo hacía por usted
Los celos me envolvían
Y las dudas me mataban
Acabaron con las ganas de saber sólo de usted
Cada vez que usted volvía
Caía rendida a sus pies
Ahora lo dejo libre
Con su eterna soledad
Vaya usted con aquellas
Compañías
Que creen en usted una verdad
Cuénteles de aquella loca
Que moría por tenerlo
Que sus noches a su lado
Fueron un terrible desvelo
De las lágrimas caídas
Por muchas razones no dormía
Que lo llenaba de caricias
Que jamás fueron fingidas
Cuénteles del amor que por usted se desvivía
Y no la supo valorar
Dígales que sequé sus lágrimas cuando más mal se encontraba
Hábleles de las mentiras que tanto le decía
Por las que cegada estaba enamorada
Cuénteles del amor... que según da... sin condición
Siga usted como va
Algún día tendrá que pagar
El maldito daño que me hizo
Acabó conmigo... fue fatal
Todo lo que sentía por usted
Se empezó a desvanecer
Cuando entendí que no era a mí
El amor que fingía tener
Le digo hoy adiós... me marcho hoy
Hoy lo dejo plena paz
De mis cursis halagos
De los besos que lo amaron
De los brazos que lo refugiaron... cuando tenían dolor atorado
No se crea tanto señor...
Usted no sabe que es...
¡El amor...!

Veronica LS

ESTREMECES MI ALMA CADA NOCHE


Estremeces mi alma cada noche
al dormir abrazada a tu pasión...
es tu pecho mi almohada
donde nacen los más bellos sueños...
es tu cuerpo la delicada sábana
que da calor a mi piel,
son tus caricias las que me hacen volar
y solo sé suspirar...
por este amor tan sublime
que abriga mi corazón.
Junto a ti...
mi alma no siente frío.
Ese sabor a ti... que recorre mis venas
me mantiene viva
palpitando cada día
con más fuerza.

Mary L. Green -Panamá-

CON...


Con
poemas
frases
y uniendo
mis
versos
desde el
Fondo de mi ser
expreso lo que siento

Jorge Luis Gomez Ramos


PRESAGIO


Ese fatídico día, frío y lluvioso
en mi corazón, tuve un palpitó
sentí un gran vacío en el estomago
y cada espacio, se quedó vacío.
Era una tarde de noviembre, de pronto
sentí como si se desbordaran los ríos
una canción fúnebre, ululaba en mis oídos
para siempre tu luz, se apagó.
Presagié que esa noche, venia cargada
con pesadumbres de tristezas
allí yacías inerte, con tus pupilas dilatadas.
Y me dejé llevar, por ese triste vorágine
te fuiste… siempre tuviste esa manía
de marcharte, sin despediste…

Mirna Del Carmen Orellana Romero -Honduras-

SEÑOR, GRACIAS


Señor, gracias por el milagro de la vida, tanto
de mí, como la de los lectores de mis simples
escritos, amen.

Algunos que logran ser acogidos por la
ambicionada política, entran pobres; pero
no sé que magia contiene ésta, porque
la fortuna los envuelve.

JUAN REYES MEDINA

CUARENTA

La imagen puede contener: una o varias personas, texto, exterior y naturaleza

TIENES UNA CARTA...


Amado y amante mío.

Amor mío, espero que cuando recibas esta carta, te encuentres bien y pensando en mí, porque yo no hago otra cosa, que pensarte, soñarte, y amarte.

Yo estoy bien porque tú lo estás. Porque..., a pesar de la inclemente distancia, siempre estás junto a mí.

Te cuento que hoy fue un día agitado de labores, pero un solo instante no te apartaste de mí. De mis ojos, de mi boca, de mi olfato y de mi cuerpo. De mi cuerpo que te siente, que te ama y te absorbe, como el vaho de tus besos, de tus brazos que me arropan y me hacen sentir, locamente enamorada.

Pero también te cuento, que hoy en el desayuno, en la comida y en la cena, estuviste conmigo. Te besé, te abracé, te amé y me entregué como siempre, a tus brazos y a tus besos.

Amor mío, esto es, como ya sabes, la rutina de mi vida diaria, de mis horas, de mis días y los días de mis días.

Por hoy es todo. Sólo espero tu muy pronta respuesta.

Te amo, vida mía.

P. D.
Cuídate mucho por favor.

Atentamente.

Hortencia Aguilar Herrera -México-

MI ILUSIÓN...


Encuentro en ti una gran ilusión.
Que me llega directo al corazón.
Pues hallé en ti el amor de verdad.
En medio de la soledad.

Encontré en tus hermosos ojos.
Tiernos y expresivos.
La luz que ilumina mi camino.
Hacía un nuevo destino.

Donde tú y yo existimos.
Haciendo realidad nuestros sueños.
Al escuchar tu voz en la distancia.
Siento al momento tu presencia.

Que me reconforta con tu ternura.
Envolviendo mi ser con tu dulzura.
Calmando esta sed infinita de ti.
Y por siempre tu amor vivirá en mi.

Efraín Adrian Villalobos López -México-

DURMIENTE


Ya os siento,
horas del recuerdo.
Ya lo vi caminar
con el rostro fúnebre
y la sonrisa enferma.
Ni un soplo de viento
moviera un pelo.
Y yo le amé
y hoy no lo conozco.
Como espectro
soñara sus caricias.
Durmiente.
Sin latidos.

Ana Maria Lorenzo

SONETO I


Para María Dolores Menéndez López 

El viento helado que rozó el cabello,
Llenándolo de escarcha y de blancura,
No osó matar su hechizo, su ternura,
Sus luces, sus bellezas, su destello:

Manchado de granizo fue más bello,
Más puro que la nieve cuando, pura,
Desciende de los cielos, de la altura,
Tan diáfano que el sol luce en su cuello.

Hiriéronla los años, la carrera,
El rápido correr hacia el vacío,
Más no perdió la luz de su alegría.

Sus risas, floración de primavera,
Fluyeron como, rápida en el río,
El agua en su correr, helada y fría.

Del libro“Las campanas de la muerte” Primera parte: "Los arqueros del alba" de José Ramón Muñiz Álvarez 

TERMINA EL PÁRRAFO


En el altozano me tienes, en la plaza
ahogando los suburbios en los segundos del día,
ignorando la pulcritud de la propia muerte.
¿Te acuerdas cuando discurría el óbito
entre dos tercios de tu boca?
Sobre mis muslos latentes de ensueño,
y las espaldas rotas por una letra
que sabe a mil amaneceres en el consuelo.

Estar triste es un señuelo de la propia soledad
mientras la gota se percata de mi razón abduciendo
la química de los ramilletes.
Hecho poesía en verso muerto o prosa acabada.
Hecho memoria o virtud latente de los mediodías.
Caracolas subyacentes de hormigón armado.
El polvo negro de la pólvora, me quema las palabras
en los versos aullando acertijos sonoros
de madreselva o de estalactitas en lo irremediable.
Se puede ser indecente en los sonidos,
en el vil cubierto del almuerzo diario.
Se puede o no se puede, o se debe, se quiere
verter el sabor unísono de las carencias en las formas.
No discurro entre motetes o letanías.
Las abejas sitiaron mi panal clavándome las pupilas
como aguijones sin el trébol de cuatro hojas,
entre el azul o el intenso paladar de quien no le escribe,
entre el sudor de una roca, el clamor...
Clamor que opera y rebaja las defensas, y termina
el párrafo pronunciando la palabra que se repite
en la niebla de las damas.

Del libro EGO AMARE de ISABEL REZMO -Úbeda-

UNA PLEGARIA

La imagen puede contener: una persona, texto

MARAVILLA NATURAL


Una noche soñando llegué
a un paisaje tan hermoso
como tan especial donde logré
muy cerca de mí escuchar
un suave murmullo de aguas
corriendo a lo lejos, y llenando
mi mente de curiosidad por descubrir
el lugar físico de tal noble sonido.

Acercándome entre bosques
que en mi vida real yo nunca
hubiese recorrido ni en mis sueños
más fue tal mi asombro al descubrir
un bello manantial con aguas
verdosas por el entorno natural,
de agua dulce como tan pura para ser bebida,
que al instante de probar tan noble elixir,
sentí una sanación espiritual muy especial
como si mi Dios mismo hubiese ingresado
a través de dicha agua lavando mis penas.

Lo que sentía era algo que
no sabría como poder describir
con palabras escritas, o expresadas
por el don de la palabra,
ya que es una sensación espiritual
noté un relajo total en mi ser
ya que desde ese mágico momento
he sentido una paz muy especial
la que con palabras no podría
ya jamás nunca poder explicar.

Creo que estuve en el mismo
jardín del Edén celestial,
rodeado de las maravillas más nobles
de la misma Madre Naturaleza,
antes de que nuestro Dios
nos permitiese disfrutar de tanta belleza
en nuestro planeta Tierra real.

Creo que a partir de ese mismo instante,
en que apenas logré en mi despertar,
y al sentir la calidez del sol matutino
ingresara a mi cuarto vacío de amor
por intermedio de la ventana,
y al asomarme entre los vidrios
descubrí la misma belleza natural,
que en mis sueños ya había yo disfrutado
con la bendición divina de nuestro Dios
creador de sueños e ilusiones.

Desde ese día maravilloso,
he dedicado mi vida a disfrutar,
y cuidar como valorar todo lo que
mi Dios ha creado para nosotros,
y he sentido esa necesidad
de compartir con vosotros,
todo lo que sentí para quizás
entrar un poco en sus mentes
invitándote a soñar también
cada noche con tu propio jardín
del edén junto a Dios .

Claudio Kruger Ahues -Chile-

FUE UNA TARDE DE MARZO


Una mañana cualquiera, al despertar,
en mi oración matutina, dialogando con el creador,
le imploraba su perdón, por mis faltas diarias;
y aprovechando que, Dios es amor...

Le hice humildemente una petición,
mis lágrimas rodaron, pues digna no me sentía
para su favor recibir; con el sentimiento a flor de piel,
le pedí su permiso, para probar el sabor del amor.

"Y le dije así: Señor, Padre eterno,
no permitas que yo parta de este mundo,
sin, al amor haber conocido, anhelo saber
que sabor tiene, que se siente al sentirlo rasgando mi piel;
amanecer en sus brazos, disfrutando mil orgasmos,
despertar con un beso enamorado, escuchar de sus labios,
mi niña te amo."

Esa palabra mágica , que pinta al mundo de alegría,
y viste a la luna con ternura, te amo, te amo, te amo.

Hoy señor tu favor quiero pagar, he caminado lo suficiente,
estoy lista, tu ángel me ha preparado;
¡Cuando gustes! puedes llevarme a tu lado,
sus mieles he probado.

Fue una tarde de Marzo.

Noelia Arreigue -México-

APÓSTOL DE LETRAS


lindo, linda correcto de formas y agradable a la vista, mucho
o con exceso
porque tiene belleza, hermosura, bueno excelente,
dejando en el tarro, bolsa de papel
ese ser sublime excelente, excepcional di cese de ciertas
el sujeto humano,
que no valora esa su conciencia.

cuenta la leyenda de los viejos de las horas ya vividas hoy día
que un ser cuerpo,
paso por la entrada de una caverna escuchando una voz misteriosa
que allá adentro le decía,
entra y toma lo que desees, pero no te olvides de lo principal
porque cuando salgas de ahí se cerrará para siempre,
por lo tanto, aprovecha la gran oportunidad que se está dando.

fácil es perder la confianza, difícil es recuperarla
fácil es hacer promesas, difícil es cumplirlas verdad que si,
fácil es desear ser feliz, difícil luchar por serlo
fácil es mentir verdad sacerdote, político, abogado, humano poeta, apóstol de letras
difícil es dar un buen consejo por medios de tu verdad en alma
y cuerpo,
humano no perfecto.

¿que tiene de malo el ego?
el ego es la individualidad artificial creada por la familia
y la sociedad,
esa nuestra o tu jaula mental de ser humano en alma, ese ser no sabio de verdad.

la vida,
no empieza en la niñez, ni en la dolencia, ni mucho menos
a los 40
la vida comienza cada día.

la existencia del ser humano en alma sobre esta maravillosa tierra
es dura claro que si desde siempre hasta el día final,
pero con lo bellos momentos se aprende que, aunque
las lágrimas
ensucien nuestra cara,
cada una de ellas limpian nuestra alma.

ese sufrir es por ti, ese sentirte feliz es por ti,
nadie es más responsable del momento vivido que yo mismo
como ser humano en alma y cuerpo siendo bello, lindo o sublime,
ser no perfecto sobre este mundo que estamos
ese posible cielo o ese posible infierno solo yo le doy vida,
por ser ese humano que dice razonar.

no elegimos donde nacer, nuestra madre tampoco nos eligió verdad
por algo estás o estamos aquí,
cada ser humano tiene que darle vida a su apostolado
para con su propio ser y quienes estén a su lado hoy día necesitándote.

amigo de las letras a leer en este segundo del minuto
en esta hora de hoy
solo hay una persona,
que puede hacerme feliz en alma y cuerpo de humano
ese ser soy yo mismo y punto.

como sublime apóstol con alma,
sobre este maravilloso mundo que habito junto a muchos otros seres
cargados de vida y necesitados de ese postulado que hay ahí en cada alma,
del cuerpo humano que sabe razonar hoy día.

Alejandro Madriz Martínez

¿POR QUÉ SERÁ TAN DOMINANTE, SI SOY YO LA QUE LLEVA LA VOZ CANTANTE?


Quiero que me mire a mí en la cara
donde verá la entrada de mi alma,
para leer con bastante calma,
que soy honesta de luna clara.

Cuando le miro se da la vuelta,
porque es un gruñón y se me atranca;
siempre me ha tratado de potranca,
nunca le gusté tan desenvuelta.

¿Y por qué no se olvida de mí?
¿Y por qué deja pasar el tiempo
si ya no le satisface el templo
donde feliz de amor, yo le vi?.

Sabe de sobra que soy inquieta:
si algo noto que no es lo más justo,
pues no me importa su tal disgusto;
yo soy así: rebelde y poeta.

Él ya sabe, que nunca sabe nada,
interpuesto a todas mis razones;
me reta a espada y con arpones
pero soy la sirena encrespada.

María Sirena Matri Mar -ESPAÑA-

AROMAS PERCEPTIBLES


Por la tarde el tiempo marcha
a paso firme ligero,
cual precipitación de escarcha
rumbándose hacia el sendero.

El viento arrastra las voces
de saludos mañaneros,
para los sensibles goces
más abrazos duraderos.

Enmarañados caminos
serpenteando por esos montes,
con sombras de los encinos
se vislumbran altos desmontes.

Donde el sentimiento nace
vibran sones verdaderos,
corazón abierto yace
cuan cantos arrabaleros.

El sol motiva el entorno
de apasionados cimientos,
bellos candiles de torno
alumbran esos momentos.

Un cielo azul celeste
revestido de blancura,
con nubes allá en el este
presagian don de dulzura.

El imponente verano
a lo interior candente,
con palpitar soberano
de fuerte vibra latente.

Románticas vivas flores
dando aromas perceptibles,
presagio instinto de amores
para seres susceptibles.

Las almas con su solvencia
dados connotados sueños,
con espontánea vehemencia
forjan futuros halagüeños.

Miradas reveladoras
de ojos verdes de lucero,
surgen de quienes adoras
con un mensaje sincero.

José Rafael Orozco Torres -Costa Rica-

NUNCA EXTRAÑOS


Guardas celosamente custodiada
la profunda nostalgia tempranera
de aquella inolvidable primavera
que te supo mujer enamorada.
De otros amores ya no guardas nada,
simplemente algún gesto, una manera,
y nuestra comunión, por ser primera,
prosigue, pese al tiempo, inalterada.
Podrán artificiosos desengaños
entrarnos en un mar de interrogantes
que inquietan las vivencias de estos años.
Mas no mancillarán esos instantes
llamándonos al uno y otro extraños,
que habremos de sentirnos siempre amantes.

Del libro “PÓRTICO” de Jerónimo Castillo -Argentina-
Publicado en la revista Oriflama 30

CUENTOS DE EXTRAVAGANTES


CALLADO

El hombre porta las argollas en sus labios como candado.

CAMALEÓNICA

La mujer presume de muestrario de maquillajes.

CUADRÚPEDO

El hombre calza los zuecos en sus manos.

DESLENGUADA

La mujer se muda al diccionario de insultos.

DESNATURALIZADO

El hombre, con la luna, no se transforma en lobo.

EXHAUSTIVA

La mujer se hace tatuar cada cabello desde la raíz.

MINIATURISTA

El hombre, que aún desciende, usa su pañuelo como paracaídas.

VENENOSA

La mujer bebe el cianuro como antídoto.

Del libro Hipermicrotexturas de FRANCISCO GARZÓN CÉSPEDES


TRÍPTICO GÓTICO EN MADERA


Hoy toca visitar Málaga. Ayer, fue Burgos. Cagadas de perro en sillería de coro es lo primero que encuentran los turistas. Hombres y mujeres parecidos a los salidos de las tumbas prehistóricas de cualquier iglesia o catedral pasean sus perros, perros cagando cual estatuas orantes, que hacen con las patas unos cortes y proyecciones de mierda que ya hubieran querido para sí los artistas Pedro de Mena y Alonso Cano. Abuelos y señoras mayores se incomodan, y mucho, al recoger las deposiciones perrunas, vagas e indefinibles, por el sacrificio que les cuesta este capricho de los nietos.
Por las calles hay abundancia de cacas de perro. Esto es con lo primero que se encuentra el turista que viene a visitar una ciudad como un modorro. A mí me hizo mucha gracia un cicerone chiquito y conejuno de Cinco Torres, villa en la provincia de Castellón de la Plana, con pelo de conejo, que enseñaba a unos turistas una caca de perro dejada en un tríptico gótico en madera.
-Como veis, dijo el cicerone, no hay mierda de perro igual. Algunos tipos son como de cerámica antigua por su sequedad. Esa otra, mirad, es de estilo románico.
Esta de acá parece trozo de hierro sacado de un púlpito del Renacimiento. Esa otra tiene forma de pequeña pila bautismal; aquella, tostada, parece chiquito altarsepulcro; esta, ya veis, es rara, pues alguien ha echado como harina blanca sobre ella, pareciendo de alabastro. Esta, gótico-mudéjar.
Un malavenido le cortó, diciendo:
-Esta y todas, señoras y señores míos, a mí me parecen confituras de plátano pocho, boniatos u otro fruto y almíbar. ¡Vaya¡, en una palabra: chorizos.
Todos reímos.

Daniel de Cullá (Madrid)
Publicado en la revista Aldaba 33

MISERERE…


Aquí, donde la manzana
es cristal
fría y lejana visitante,
donde el verbo
pretende ser carne
y la escarcha
quiebra las manos
de bienaventurados
que claman por un miserere.

Es mejor
batir la espada
contra el mar,
sentarse con la sed
infranqueable en los labios
a estrangular la espina
que llevamos por dentro
en un charco de peces
donde todos buscan
su migaja de pan.

REYNALDO ARMESTO OLIVA -CUBA-
Publicado en Centro Cultural San Francisco Solano

RECUERDO


Recuerdo que mi madre solía librar infinidad de batallas contra la pobreza. Lo hacía sola, debido a la habitual ausencia de mi padre.
Gracias a su determinación, era capaz de encontrar soluciones transmitiendo confianza, generando seguridad e insuflando aliento de vida. Y aunque lograba salir victoriosa en la mayoría de las ocasiones, no siempre resultaba ilesa. Las heridas que recibía, especialmente en su ánimo y en su orgullo, eran cada vez más profundas y aparecían, con más frecuencia, cuanto mayor era su desasosiego.
Curaba esas heridas con dedicación y mucha entereza aun a sabiendas de que, a esas alturas, ya no encontraría ningún remedio capaz de sanar las heridas del alma.
Era una mujer fuerte y luchadora que se afanaba para que nuestras rutinas transcurriesen en la más absoluta normalidad. Bajo su manto protector de madre cariñosa, capaz de disimular la más implacable de las realidades, intentaba ocultar sus lágrimas de impotencia y encerraba, bajo siete llaves, nuestros temores de infancia sacrificando su propia estabilidad emocional.
Y todo lo hacía por amor: un amor incondicional que, como hijo, no tenías necesidad de buscar, pues bastaba con asomarse a sus ojos para encontrar, siempre abiertas, las puertas de su corazón.

RICARDO SEDA REINA
Participante en el VI Certamen de Microrrelatos Libres Memorial Isabel Muñoz

EPIFANÍA


me regalaron
un repasador
con almanaque

no sé dónde ponerlo

—dije un almanaque en un repasador
ustedes también tienen uno
hermanas—

puedo colgarlo
como un cuadro kitsch
en la cocina

o comprar
lápices indelebles
uno rojo
y uno negro
hacer círculos
entorno a los días

con el lápiz rojo
            los días felices

pero es más fácil
aceptar
la condición utilitaria
de los objetos

entonces
seco los platos
como si creyera
que hoy es domingo
seis de enero

Del libro “Pájaros o reinas” de LAURA FORCHETTI -Argentina-
Compartido por Rolando Revagliatti

HOMENAJE A GLORIA FUERTES


Imágenes integradas 1

LA PERSEGUIDA HASTA EL CATRE


Soy, en efecto, aquella:
al catre llegué
y en el catre me arrojé

He sido perseguida hasta
completar esta
representación

Soy para ustedes
—setentones argentinos—
la representación mental de esa
—histórica, entusiasmante—
perseguida.

Del libro Ardua de ROLANDO REVAGLIATTI -Argentina-

NEVADA 9


Se aleja el cóndor
con la certidumbre sin retorno,
su blanco cuello le ahorca el día.

Sin atrevernos a seguir
la estela de su vuelo,
nunca sabremos si  El Nevado desde la cumbre
avizora el sepulcro de alas
o si nuestras ilusiones son el ataúd de sus plumas.

BLANCA HELENA MUÑOZ DE ESCOBAR -Colombia-
Publicado en Luz Cultural

LA PIEDRA QUE ME ARROJA


Primero fue la piedra,
     inanimada muestra de fuerza,
     destrucción en potencia,
     arista hiriente.
La pulida piedra en mi mesa,
     sobre mis libros, aplastando
          a la palabra,
     o bajo mi pie, contención
          y límite, neto.

Conocí la piedra castigo,
     piedra altar
     y corazón de piedra.

¿Cuándo, al tomarla en mis manos,
     me arrojará al fin,
     para enseñarme a volar?

Del libro Los indicios de HAIDÉ DAIBAN -Argentina-
Publicado en Ágora 18

EL PROMETEO RENACENTISTA


En las colinas de Fiesole, un rayo golpeó la barra de hierro donde el maestro y yo habíamos apoyado al desdichado Meuccio, su cabeza en contacto con el metal. El cuerpo del muchacho, quebrado tras el accidente con la máquina voladora, se sacudió con el impacto. Nos acercamos, le desabrochamos el yelmo, y enseguida nos asaltó el tufo a quemado. En el interior del casco, una huella circular marcaba el lugar por donde el alma había penetrado quedando, a nuestros pies, el cadáver de un joven Ícaro.
Ya en el carromato, volvimos a colocarle el yelmo al caballero mecánico con el que Leonardo había
asombrado al mismísimo Ludovico Sforza de Milán.
—¿Es todo? —la armadura no se movía.
—Tan solo un pequeño empujón, “spagnuolo”, un recordatorio.
Frotó vigorosamente el índice contra la camisa y luego lo acercó a la huella negra del yelmo. Lamiendo la armadura, un delgado rayo azulado chasqueó desde la punta del dedo y, al momento, los engranajes comenzaron a girar. Con un lamento que emanaba desde lo más hondo, el caballero,
levantando los brazos, se incorporó de repente. Caí hacia atrás mientras el autómata se lanzaba hacia adelante arrastrando con él al maestro. El terrible lamento no cesaba.
—¡Somos nosotros, detente! —grité sin éxito—. ¡Lo estás asfixiando!
Con todas mis fuerzas, golpeé el casco hasta que se desprendió, solo entonces el caballero mecánico se detuvo.
—Rápido —dijo Leonardo sofocado—. Se levantó y sacó un cuchillo del cinturón.
—¡No! ¡Es su alma!
Sin escucharme, cogió el yelmo y rascó la huella hasta que el círculo quedó roto.
—No era Meuccio, Ferrando. Era un demonio —respondió. Estaba fuera de sí.
Volvimos a Florencia en silencio. No sé si el arrebato que asaltó al maestro fue de locura o de lucidez, yo tan solo había visto a un ser perdido, ciego y sordo.

Iván Mayayo Martínez (España)
Publicado en la revista digital Minatura 155

UNDERGROUND


Ala quebrada
del desconcierto,
piel ausente
de la transparencia,
signo vertical.
Torrente,
que me arrastra
como el canto oblicuo
de un gallo,
por la frente hueca
del tiempo.

Del libro Hallazgo tardío de SERGIO BARTÉS -Argentina-
Publicado en Editorial Alebrijes

HURTO A HERA


Sutil y sigilosamente,
tratando que Ladón
no descubra mí proceder, Y ayudado
por la luz de mis ojos, el dulzor de mi voz, la complicidad tierna
de la columna soberana
de los inmensos cielos
y sus tres bellas hijas; hurtaré,
los frutos dorados
de tú cuerpo esbelto convertido en el árbol principal
del majestuoso
Jardín de las Hespérides.

JOSÉ ALEJANDRO ARCE -Argentina-
Publicado en Gaceta Virtual 125

EL LAMENTO DE LOS INSTRUMENTOS


La vida se desvanecía en la neblina azulada.
Estoy sobre todo
pero no sobre mí que ese cielo amenazante de cobre
encima del cual he de reinar.
¿Por qué debe soportar esta carga el hombro humano?
¿Por qué está mi corazón encerrado con una armadura de hierro?
¿No se me permite ser humano?
La más oscura tristeza envuelve el camino detrás de mí,
entre las sombras de color rosa me pregunto como un dios sin hogar.
Pieza por pieza extrajo mi corazón, todopoderoso Dios,
y me ha hecho de su engranaje.
Te pertenezco de cuerpo y alma
y el resto de mi tiempo prestado.
Lloro. Las lágrimas caen en mi camino,
lágrimas duras como piedras.
¿Dónde encuentra mi boca más palabras de lamentación
en abundancia sin descanso?
Mis noches y días
están escritos en tu libro, oh dios.
Nada es mío en la tierra
ni siquiera una sola flor.
¡Pero oh, siendo el más poderoso!
Lo tienes escrito en tu frente,
jugar al extraño juego del destino
de las ofertas de socorro.
Las antorchas

Quiero encender mis antorchas sobre la tierra.
Mi antorcha estará
en cada granja nocturna
en los Alpes, donde el aire es una bendición,
en las tundras, donde el cielo es la melancolía.
Mi antorcha brilla en las caras del miedo,
el llanto, la oscuridad, la contaminación.
El dios bondadoso te tiende su mano:
sin belleza no sobrevive el humano un solo segundo.

Del libro El altar de las rosas de Edith Södergran -Suecia- Traducción Hebert Abimorad
Publicado en Periódico de poesía 99

ESCUADRONES...


Escuadrones de jirafas
dejan
en el cansado firmamento
estelas
de mariposas huérfanas.

Del libro "La casa de los pájaros" de Virginia Isabel Berra -Argentina-
Publicado en el blog elescribidor

LA CURA


En amor solo pienso si no estoy trabajando, dice.
Bajo el mosquitero de una cama en Tánger
sigo con la vista la ruta de las arañas.
Damos un paseo por los médanos.
El camello suaviza sus pasos.
Oímos tambores a lo lejos.

A veces las mujeres tienen que ser nuestras madres
dice, y nosotros sus padres.

Trato de olvidar a los tripulantes muertos
los crímenes del mar se juzgan en el mar.

Su madre eligió a la esposa. La esposa no sabe leer.
Es mejor así. Sin problemas, sin discusiones.

No me gusta estar en la casa, dice.
No me gusta hablar. Solo comer y dormir.
Quiero fumar con mis amigos y tirarme al sol.
No pensar que los días pasan muy rápido
y que la muerte se acerca. Quiero fumar y no pensar.

Bebemos té de menta y me convida kif.
Afuera las cabras bailan entre olivares.
El viento cambia la arena de lugar.

Mientras el agua borbotea en el narguile
pienso en mis compañeros en el mar.
Nunca oí el rumor del mar.
Quiero dormir y que el sueño me cure, dice.

Pero yo sé que no hay cura posible.
Bajo el mosquitero iluminado por la luna
me adormece el sueño, me dejo llevar.

Del libro Ahora de Griselda García -Argentina-
Publicado en La Náusea

LATIDO


Como una tabla de salvación,
el corazón se esconde
en rincones sin títulos ni aristas,
se rodea de sombras y esperanzas,
y deambula por la vida,
con la cotidianidad a sus espaldas,
dejando caer los rescoldos
de su alma herida,
en cada latido.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

lunes, 17 de julio de 2017

COMERCIANTES Y AGRICULTORES


(Fragmento del artículo de 1916 Murmuraciones de la Isla)

     ¿Pero en Puerto Rico hay comerciantes? ¿Pero en Puerto Rico quedan todavía agricultores? ¿Pues qué hacen estos comerciantes y agricultores que no han mandado ya a Washington 200 mensajes desesperados pidiendo que nos declaren independientes? Porque está bien que el que no tiene intereses mercantiles o agrícolas que defender, transija con lo que hay o con lo que ofrecen, pero no se explica que se crucen de brazos nuestros agricultores y comerciantes y dejen que los demás vayan y vengan, y hagan y deshagan sin decir ellos esta boca es mía, como si realmente la cosa no fuera con ellos. Y sí va con ellos. Sí que va con ustedes, amigos agricultores y comerciantes. ¿Por qué? Pues porque está más claro que la luz que aquí el comercio americano acabará en unos cuantos años más con el comercio puertorriqueño, y está más claro todavía que los productos de la agricultura puertorriqueña no tendrán nunca la ayuda, atención y protección oficial  y exclusiva de los Estados Unidos. ¿Y qué medio de salvación puede tener un pueblo agrícola cuyo gobierno no pueda ocuparse en abrirle mercados y buscarle precio a sus artículos en el mundo?
     Si la soberanía americana significa para ellos, para nuestro comercio y nuestra agricultura, una muerte segura, a plazo corto o largo, ¿cómo no salen? ¿Dónde se esconden que no han venido ya a defender el sagrado derecho que tienen a la vida, ellos con mejor título que nadie, puesto que le sirven de alimento a un millón trescientos mil puertorriqueños? Una de dos, señores comerciantes y agricultores: o sois suicidas, deliberadamente suicidas... o sois unos brutos de remate, más brutos que un par de zapatos número 50 o una yunta de bueyes.

Publicado en el blog nemesiorcanales
Compartido por Osvaldo Rivera

TE INVITO A SOÑAR


Sí ven te invito a soñar junto a mí
viajando a miles de mundos llenos
de ilusiones mágicas con mis sueños
para que logres disfrutar de un viaje
del cual nunca jamás desearás ya
despertar a pesar de estar alerta
en tu vida real de cada día tú como yo
ya que este sueño ha de quedar grabado
en tu mente para siempre junto a mí.

Viajemos por un paisaje maravilloso
colmado de hermosas flores de colores
con millones de mariposas volando
permitiendo que nuestra estadía ahí
sea como vivir en un mundo nuevo
rodeado de miles de ángeles divinos
que revoloteando van entre nosotros
sobre las mismas alas de las mariposas
que reparten su dulce amor primaveral
para que purifique nuestro espíritu.

Te invito a soñar junto a mi mente,
y te prometo que has de ser feliz
sintiendo que tu mente vuela
tan libre como lo hacen las aves
en un cielo azul de primavera
o en las noches camino a la luna
que asoma junto a sus estrellas
para iluminar nuestro caminar
hacia el maravilloso mundo mágico
de nuestros sueños de ilusión.

Yo te invito a que me acompañes
deseando ser tu poeta de los sueños
para crearte miles de versos de amor
que harán latir tu dulce corazón solitario
permitiendo que conozcas el amor puro
aquél que ha nacido desde mi alma
como de mi espíritu purificado por Dios
un día hace ya varios años atrás
cuando me ha llamado a su lado
para enseñarme a soñar para ti
tal como lo he hecho desde aquella vez
cuando has comenzado a leerme
en cada una de mis publicaciones.

¿Quieres unirte a mis sueños mágicos?
¡ven te invito con mi amistad a soñar!

Tan solo deseo ser para ti
tu amigo el poeta de los sueños
quien de la mano como un amigo fiel
ha de llevarte a un mundo mágico
para que alejes de ti todas las penas
que pudiesen embargar tu día a día,
y así al retornar a la realidad real
puedas descubrir que tú también
has aprendido a viajar en tus sueños
tan mágicos como los desees tú
es por ello que humildemente te invito
a viajar junto a mi cada día, o noche
leyendo cada uno de mis sueños locos.

Claudio Kruger Ahues -Chile-

NOCHE DE COPAS Y VELAS


La imagen puede contener: texto

ADORO LA CALMA DE LA LLUVIA, PERO SIN CENTELLAS


Escucho la armoniosa sinfonía
de la lluvia y siento en mi sosiego,
que me invade el oído su despliego.
Zumba el viento una suave simetría,

el sonido de su eco es melodía,
va en reposo sereno su repliego
le ayuda a la borrasca con el riego,
sus gotas ahuyentan la sequía.

Es bella la quietud de las aguadas,
que gozo la alegría de su albor
y temo cuando suenan centelladas.

La suave calma, calma mi temor,
adoro el chaparrón si no hay tronadas,
es que los truenos sacan mi pavor.

Linda Patricia Candanoza -Colombia-

NOSTÁLGICA ESPERANZA


Verter dotes de emoción
nacidos a lo interno en corazones,
derrotero con razón
forjando, senderos de sensaciones.

Paz interior palpita
incentivada por dulces miradas,
así la mente edita
blandos sensores de vibras amadas.

Se daría simpatía
por seres, de dones entusiasmados,
blandos de algarabía
donde aparecen momentos mimados.

Nostálgica esperanza
tiernas tonadas suenan al instante,
surgirá leal confianza
para compartir un amor constante.

(Pd.: Escrito aplicando el género poético “madrigal”)

José Rafael Orozco Torres -Costa Rica-

SER POETA


Ser poeta, no es sólo concebir textos de cautivadora escritura, con la intención de llegar a los lectores, va más allá de esa propia aspiración. Es alcanzar con humildad, que el vidente de letras sea tú mismo, sienta tu inspiración, viva el escenario y el relato que proporcionas, logrando quedarte estacionado en su retentiva, y a la vez generar tránsito en sus emociones, causándole ansiada expectativa, de escudriñar en tus próximas entregas.

ERNESTO ESCOBAR MOREIRA -ECUADOR-

LA VERDAD OLVIDADA


No podría ablandar el rigor de tu conciencia
pero hablo a tu corazón por ganarte a ti
y ser el deseo de un ser tan inalterable.

LUIS RAFAEL GARCÍA LORENTE -Orihuela-

SEXO ATRAPADO


Descarto verte otro día,
seduciendo nuestras
horas, garabateadas,
brotadas del olvido,
caramelos para bocas
amargas, labios
censurados y sellados,
sudores enfriandos,
sueños perturbados.
Esa inauguración al
pecado,
a desliz prohibido, a
tentar el destino, a
desgastar el calor,
roces de latidos
desorbitados.
Descarto decir esto,
verte y liberarme
de esta cárcel.
Me quieres, búscame.
 
Tirupathamma Rakhi

ENAMORADO


Apareció con su vestido azulado
Un ángel con una silueta
Que bajo el cielo estrellado
Me pareció de lo más discreta.

Estuve paralizado
Sin mirar a ningún lado
Solo a esa bella criatura
Que nos dio la natura.

Pude ser yo mismo
Pero caería en el ostracismo
Así que aparente normalidad
Con un toque de serenidad.

Ella esperaba a que respondiese
Pero no podía mover ninguna articulación
Suponía que la sorprendiese
Dándole un beso de admiración.

Ya me tenía agarrado
Aunque fuese metafóricamente
Mi corazón estaba extasiado
De una mujer no muy frecuente.

Ahora nos vemos a menudo
Y en mi garganta se hace un nudo
Pues se cruzan una hermosura
Con un simple caradura
Pero que explota sus sentimientos
Sea por fuera, sea por dentro
Ante una mujer tan especial
Que no parece real
Pero que la tengo el resto de mis días
Con suma alegría
¡¡Pues sí!! Nos casamos
Y una familia formamos.

Animo al resto del mundo
A que piense tan solo un segundo
Que se cruzan con bellas personas
Y que también ambicionan
Sin pensar en si mismos
Solo en sentimentalismos.

Es única esta sensación
Sintiéndola con admiración
El AMOR no es cosa pasajera
Sino que es una situación duradera.

JAUME ALEGRE LASTERRA -Barcelona-

PREDILECCIÓN


Si yo pudiera recorrer el mundo
o, si pudiera recorrerte a ti,
escogería mejor el segundo
porque, completo recorrerte a ti,
sería para mí, conquistar el mundo.

ADELINA COREA 

LOBOS


Es noche profunda y enigmática,
La oscuridad se sienta en su trono
tachonado de estrellas,
la luna se enciende en su fulgor de eones
inmemoriales.
y le susurra promesas... solas...
Sus ojos se han mojado como
un pozo profundo y oscuro.
Un manantial
que fluye y duele a ciegas.
Ese ardor antiguo que revuelve su alma,
animal, oculto e ignorado,
dentro de si mismo,
herido,
sus ansias se han doblado,
girando hacia su corazón,
sordo a un millón de razones,
ni argumentos.
La fiera que sufre rugiendo a solas.
Tu ausencia.
No hay motivos ni razón, para su exilio
de aquellos días en vida gregaria;
Ese desierto estepario, que se extiende
hacia adelante,
Sus huellas han formado un rastro
sobre las dunas, heladas, solitarias.
Ella busca tu sombra,
no importa el oráculo funesto de los otros.
En esa cueva fría que hoy habita
sin apenas contacto con los suyos.
Sigue sus sueños, y su andar taciturno,
sigue el rumbo de la osa polar.
Ella, alma lupina, arrojada de su mundo.
Asceta forzada del destierro.
Allá en el horizonte, al crepúsculo dorado
recorta tu silueta a su espera.
Dos seres que se unen,
Y juntos al caer noche escriben su historia
de amor...
naturaleza dual, sentimiento puro.
La luna sonríe y los cobija, cuando
ellos le cantan sus canciones en
aullidos amorosos.
Quedan dos rastros lobunos.
Un camino en la estepa solitaria,
Iluminada por una luz blanca y fría...
Lunar.
siguiendo el rumbo de la estrella del norte

Miroslava Ramirez

AL VALS


Al vals
en corazón fuego,
Que uniendo
ardiente vaivén
Respira el suspiro
de aroma pasión...
Sintiendo al compás
piel y vino.
Romance nocturno
de pompa en unísono
Deteniendo los sueños
entre miradas.
Coquetas siluetas
adornando las notas...
Abrazando la esperanza
que yace al tiempo en melodías.
En madrugada que los corazones
se unen en íntimo amor.
Música del alma
Amada y consentida,
Al vals de noche amada mía.

José Nieto -México-

EL CASTILLO DE ORO DE LA ABUELA


Cierto día mi nieto Jason de cuatro años de edad me dijo muy curioso: ¡Abuela! Cuéntame de cuando eras niña. Bien: repliqué amorosa. Comenzaré diciéndote que mi niñez fue tan feliz, que guardo esos recuerdos cuidadosamente en mi memoria en lo que yo llamo “Mi castillo de oro”, y allí, mi cielo, buscaré ahora: Veamos…

 Nací y me crié en un precioso pueblo de clima caliente llamado “La Esperanza”, situado en un valle rodeado de colinas y atravesado por “El manso”, un pequeño río rumoroso adonde solíamos ir al atardecer, en pequeños grupos acompañados por nuestras madres. Allí a la orilla echábamos barquitos de papel hechos por nosotros, para verlos alejarse en la suave corriente. (Cuando llovía hacíamos lo mismo con los barquitos, en las cañerías cercanas a las calles). A veces, indebidamente, nos escapábamos sin permiso e íbamos hacia el río por la calle principal, llamada “La Calle Real”, mas al volver recibíamos la reprimenda de ellas, y con razón, porque habían estado angustiadas pensando en el peligro que hubiésemos podido correr.
Otras veces íbamos en grupo a la pequeña colina en donde estaba situada la casita de la Señora Baltasara, y desde allí nos deslizábamos en bateas, unos recipientes hechos de madera, que utilizaban las mujeres para lavar la ropa.
En tardes en que el viento era favorable, íbamos a una explanada cercana a elevar cometas, las que vendía mi abuelo (a quien cariñosamente llamábamos “el papá Miguel”) en su pequeña tienda de misceláneas (en donde se vendía de todo un poco). Pero como eran un tanto caras, nosotros aprendimos a hacerlas con papel de seda de diferentes colores, y barillitas de guadua que cortaban y
pulían nuestros padres. Cuando la cometa persistía en “colear” o caerse, los niños decían: “le falta peso en la cola”; entonces alargábamos ésta con una cadena de papel más larga.
A veces por las tardes después de comer y hacer las tareas escolares, salía con mis amiguitos y los niños vecinos a jugar a la calle o a la plaza principal a sólo unas dos cuadras de casa.
Acostumbrábamos a jugar por ejemplo a “la lleva”: un niño corría a perseguir a los otros que también corrían de huida. Al que fuera alcanzado le decían: “La lleva” y este repetía lo mismo.
En otras ocasiones jugábamos a “La Flor bonita” : a una niña separada en el centro de una rueda que hacían los otros del grupo, uno de estos le preguntaba: “Flor bonita: ¿qué querés?” Ella entonces replicaba: “casarme quiero”. ¿Con quién será? –le preguntaba otro “Con el más bonito que en la rueda habrá.” Entonces ésta comenzaba a tocar a uno por uno diciendo: “ni contigo, ni contigo, ni contigo… hasta señalar al de su preferencia diciendo: —
Solamente contigo. (Al que fuera escogido le tocaba repetir el juego).
En las noches de luna llena, solíamos ir también en grupo con nuestras madres, caminando, retozando y cantando por la carretera que conducía a una pequeña villa cercana llamada San Pedro. Luego volvíamos a nuestros hogares a dormir, un tanto cansados pero felices!
 También jugábamos a “la gallina ciega”. Un niño con los ojos vendados tenía que tocar a otro entre los que estaban cerca, mas eludiendo a la gallina ciega. Le correspondía el próximo turno a quien
fuera tocado por ésta.
 Como habrás podido observar mi niño, tuve una infancia sencilla pero muy feliz en donde aprendí a amar, a respetar y a compartir con mis semejantes. Y ni qué decir de las celebraciones de Navidad y Año Nuevo! Otro día te contaré más. Ahora ve a dormir, pues observo que ya estás “cabeceando”, como decíamos cuando alguien empezaba a doblar la cabeza por el sueño. Ya sabes algo de lo que guardo en “Mi castillo de oro”. ¡Que Dios te bendiga hijo mío y que sueñes con los ángeles!

Leonora Acuña de Marmolejo -EE.UU-
Publicado en la revista Oriflama 30

CUENTOS DE TRÁFICO


ALETEO

La lengua cortada aleteó.

CATAPULTA

Conduciendo, aceleró. Y, veloz, apareció en el cielo.

CEDA EL PASO

Con la varita localizó su pie. La pierna, después.

CICLISTA

Circulaba sin precaución.

CUMPLIMIENTO

El casco sí lo llevaba cuando apareció en el ataúd.

PALANCA

Cuando el impacto, se rascaba el ojo que saltó por la ventanilla.

TRAUMA SONORO

Desde siempre atronaba con el tubo de escape.

URGENCIA

Con la recogida en el parabrisas, materializaron la transfusión.

Del libro Hipermicrotexturas de FRANCISCO GARZÓN CÉSPEDES

SANTAS


Cuántas santas van andando
por las calles de Sevilla
sin que nadie note nada
por humildes y sencillas.
Con esas sayas marrones
y las austeras toquillas,
que algunas las llevan blancas
y negra la mayoría.
Caminan siempre en parejas,
prudentes y recogidas,
hablando solo lo justo
y siempre al frente la vista.
Puede que las encontremos,
quizás de noche o de día,
camino de su convento
o a cuidar quien necesita
que le presten su atención
y le aporten sus caricias,
como hacerlo saben ellas
de forma tan exquisita.
Como hace tiempo lo hizo,
y se lo enseñó a sus hijas,
esa santa extraordinaria
que llamaban Angelita.
Por eso quiero yo aquí
decirles a esas monjitas
que dada su compostura
y el ejemplo que predican
estamos tan orgullosos
que sentimos sana envidia
de ver como a hacer el bien
dedican toda su vida.

José Pedro Caballero S. (Sevilla)
Publicado en la revista Aldaba 33

MULTI


No, mirá, no
No, mirá
No, no

Yo sólo deseaba que nos desnudáramos
Pero te desenfrenaste, no sé qué te pasó
Deseaba, y sigo deseando
pero no, mirá, no

No... no...
¡Me mareo, me voy, mordeme acá
Don Juan Quijote, Tenorio de la Mancha!
Yo sola, no; vos, conmigo
¡Mordé, mordé!

Ay, no quiero, me da bronca
Vos seguís y ya está, se produce
Ay, no; fue el último.

Del libro Ardua de ROLANDO REVAGLIATTI -Argentina-

ME RECLAMAS


Parece que empezamos de nuevo
a tragar el  hambre de tu vientre,
al dos por uno
nada a cambio
pintar un retorno
colgado de otra manera.

  Otro rumbo
ha fijado la pertinaz lluvia,
la niebla
que se desploma tranquila
sin recoger los despojos
de sus mudas carcajadas.

REYNALDO ARMESTO OLIVA -CUBA-
Publicado en Centro Cultural San Francisco Solano

LOS BAÑOS ÁRABES


Después de la explicación y ponernos las calzas en los zapatos, entramos en silencio a los vestuarios, el de los hombres a la izquierda y el nuestro a la derecha.
Nos desvestimos, guardamos la ropa en las taquillas y en bikinis salimos a la zona de las piscinas. Una música suave, una luz tenue en la oscuridad y el sonido del agua en las tres piscinas. Primero la de agua templada. Bajamos los escalones y nos sentamos sumergiéndonos en la calidez del agua. Cerré los ojos y me dejé ir...
Al abrirlos lo vi. Con su buen porte. Sin duda era él, el que bajaba y se sumergía también en la calidez del agua ¿Casualidad?, ¿destino?, ¿quizás fantasía?
Me erguí suavemente y casi a cámara lenta pasé por delante de él contorneando mis caderas cuan ardiente me sentía, subí uno a uno los escalones con el agua resbalando insinuante por mi cuerpo
y me dirigí hacia la piscina de agua fría donde pude apaciguar mis intenciones. Me volví hacia él con una mirada directa, mi boca entreabierta, sensual, mi corazón helado como el agua. Y todo comenzó
a surgir...

Carmen Hidalgo Ferrer
Participante en el VI Certamen de Microrrelatos Libres Memorial Isabel Muñoz

RITMO


mi ojo izquierdo ve
más azul
parece más oscuro
nocturno

tal vez
anduvo bajo el agua
o perdido
entre las luciérnagas

mi ojo derecho es más terrestre
más inocente

lo descubrí recién
sin ningún
miedo

Del libro “Pájaros o reinas” de LAURA FORCHETTI -Argentina-
Compartido por Rolando Revagliatti

SOY TU ALMA


Soy tu alma. ¿dónde encuentro la mía?
Somos dos en ausencia. No lo olvides.

Nadie puede escucharlo.

Tanto duele el silencio que reposa en el verde,
el goteo de la fuente en el patio tardío
y en el eco de la espera
tu alma…      en la mía.

BLANCA HELENA MUÑOZ DE ESCOBAR -Colombia-
Publicado en Luz Cultural

EXTRAÑA PAREJA


Tú, mi amigo,
Tú y yo
entre la oscura multitud
     sin que nos vean.
Solos,
     en este blanco escalón
para que todos rechacen
     mi negrura.
Tú, mi amigo,
tan blanco y espumoso,
¡ladra mi nombre!
Ayúdame
a extender mi mano
tan blanca del revés,
para que algún dios
nos regale una moneda.

Del libro Los indicios de HAIDÉ DAIBAN -Argentina-
Publicado en Ágora 18

COTIDIANO


La tarde apoya su voz
sangrienta y moribunda
en mi espalda que se arquea.
Me prodiga maldiciones,
me amenaza con no poder
olvidar jamás los siglos de
vida que me encadenan a esta
tierra donde también
ella esta encadenada.

Los recuerdos se amontonan
en los ojos y en los oídos;
la voz de mi madre
y de mi hijo,
las voces de todos
los que me rozaron apenas
sin dejarme al menos una caricia
y a quienes
no pude acariciar siquiera
y menos aun
retener conmigo.

La tarde desolada
maldice mi vientre
y mi inocencia,
me censura
y me expulsa fuera
de la primera madrugada,
ajena al mediodía vital y enfurecido
Me presume cobarde ya
después de tantas valentías vanas.

Las dos morimos cada día
después de intentar
en un esfuerzo último y repetido
abarcar el cielo
ser luz
desaparecer las sombras
desquiciar la noche
sin esperanzas de permanencia
con la absoluta certidumbre
de volver a morir
después de cada intento,
para ser sombra
noche
grillo solo
perdido en la inmensidad de una llanura vacía
con la voz sostenida en grito monótono
que nadie entiende.

La tarde me aprieta la garganta
con sus rayos agónicos
vomita sortilegios
para que no volvamos
a nacer mañana
para
de una vez por todas
no vernos más.

MABEL ZIMMERMANN
Publicado en el blog deliteraturayalgomas

EL ELIXIR


Lo logré. Después de tanto esfuerzo, yo, Máximo De Feo, a mis 48 años, lo conseguí. Este éxito no es más que el resultado de una vida consagrada a los estudios. La fortuna de mi familia y el rechazo de mis padres me permitieron dedicarme a mis obsesiones sin ningún temor a ser molestado.
Estudié Física, Química, Matemáticas, Biología, Medicina… Y lo que no entra en una clasificación científica moderna: Alquimia, Astrología, Nigromancia… Gracias a todos estos conocimientos accedí al elixir perfecto.
No me voy a extender en explicaciones. Quien quiera alcanzar lo que yo alcancé, que recorra el
camino que yo recorrí. No escribo para enseñar, sino para que el mundo sepa la causa de su fin. Y la causa soy yo: Máximo De Feo.
Antes hablé del rechazo de mis padres. En realidad, mi desavenencia con los otros se extiende al género humano en su totalidad. No me gusta que me vean. Mis días transcurren entre mi biblioteca y mi laboratorio.
Una deformidad de nacimiento me llevó (y todavía me lleva) a esconderme de las miradas. Pero ahora, este engendro alcanzó el secreto de la eterna juventud. Mi elixir logra modificar el ADN para que la renovación celular, una vez alcanzada la madurez física, no se degenere. Así, el mamífero al que se lo inyecte vivirá una vida sin envejecimiento. Y lo que es mejor, esta modificación del ADN
se transmite a la descendencia. La juventud será hereditaria.
Ahora bien, pensarán que usé el elixir en mí. ¡No! Mi vida ha sido un tormento desde el momento en que nací. No quiero prolongar el dolor que implica vivir. A mí me espera una enorme jeringa con una cantidad letal de cloruro de potasio. Pero no importa, ya he inyectado mi elixir a un número incontable de ratas. Ellas seguirán multiplicándose y viviendo hasta que finalmente rebalsen por
todas partes. Así será el fin del Hombre. El mundo volverá a vivir un nuevo siglo XIV.
Febrero de 2017 es, entonces, el comienzo del fin.

Lucas Berruezo (Argentina)
Publicado en la revista digital Minatura 155

MARINA


¿Quién dirá que el agua lleva
un fuego fatuo de gritos?
Federico García Lorca

Soy
agua en movimiento.
Soy
espuma que estalla,
con esquirlas de la luz.

que algún día
alcanzaré la playa,
y habrá una mujer de arena,
esperándome.

Del libro Hallazgo tardío de SERGIO BARTÉS -Argentina-
Publicado en Editorial Alebrijes

SALVANDO DISTANCIAS


El tiempo crece.
La arena
empecinada
se amontona en minutos equivocados.
Te espero.
El tiempo desconoce los atajos
que soy capaz de crear.

MARÍA LAURA RIBA -Argentina-
Publicado en Gaceta Virtual 125


LA TORMENTA


Ahora se envuelve en negro la tierra de nuevo. Es la tormenta
que se eleva desde las grietas nocturnas y baila
solitaria su danza fantasmal sobre la tierra.
Otra vez los hombres están luchando, fantasma contra fantasma.
¿Qué quieren, qué saben ellos? Son conducidos
como ganado fuera a los rincones oscuros,
no pueden escaparse de los sucesos encadenados
las grandes ideas persiguen a sus presas por delante.
Las ideas estiran los brazos suplicando en vano en la tormenta,
él, el bailarín, sabe que es el único supremo de la tierra.
El mundo no se vale por sí mismo. Algo caerá
como una casa ardiendo, como un árbol podrido,
otros permanecerán intactos, librado por manos desconocidas.
Y el sol ve todo y las estrellas brillan en las noches heladas
y el hombre sigiloso en su solitario camino hacia la felicidad
sin límites.

El altar de las rosas de Edith Södergran -Suecia- Traducción Hebert Abimorad
Publicado en Periódico de poesía 99


DESLUMBRADA...


Deslumbrada
la mariposa
que ha visto su imagen reflejada en el agua
vuela               vuela
vuela
Consume todo el óleo en su fogata.
Y sus alas
se cierran
 apagadas.

De "La loca de la Casa" de María Dolores Lucero -Argentina-
Publicado en el blog elescribidor

CREER PARA VER


I

El primer día el cielo se oscureció
empezó a llover un agua tibia.
No enciendas la luz, dijiste
para qué si ya vimos todo.

Había amigos en la casa, los tomé de un trago.
Madres creadoras:
nunca imaginé tal ostentación de carne.

No fue difícil trepar a tu espalda
Lo difícil fue estar a la altura, no retroceder.

Siempre creer, decías, pero perdiste la fe.

II

Cuerpo mío
aprendiste del mar a caer y levantarte
fuiste llenado y vaciado por y para ellos
para hacerlos más hombres cada vez
con la insistencia del mar te ofreciste
te fustigaron en tus avatares
en cada fase de la luna y sus ciclos
cuerpo mío, te hicieron hablar
tus secretos parieron locos nuevos
no es sin riesgos la escucha.

Ante un cuerpo de hombre sólo siento gratitud.

Griselda García -Argentina-
Publicado en La Náusea

PINCELADA


Al atardecer
el silencio es ahogado
por el aleteo de golondrinas
que surcan el cielo
como si tuvieran un pincel
en las alas.

Con la mirada
la imaginación echa a volar
y el surco de la vida
engrandece el alma
aunque la vida sea
solo pasar.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

domingo, 16 de julio de 2017

LA MAR


Mi piel, mi boca, mi lengua
mis besos
saben de tu olor
amanecer en ti
bogar, bogar
profundidades verdes
azules que no acaban
ocasos encendidos
sueños perdidos mar, mi mar, la mar
de todos los encuentros
duermes en la libertad del viento
juegas a ser niña
llorando en los delfines
suenas
eres, la música del mundo
mueres
en la última ola
que besa la tarde

PACO MATEOS

OSCURECIÓ LA MAÑANA


Oscureció la mañana
un algo desconocido,
y se produjo un sonido
de procedencia inhumana.
En medio de la sabana
todo se iba ennegreciendo,
y al escuchar un estruendo
que estremeció la pradera,
descubrí que aquello era
una gran nube pariendo.
.
Luis Salvador Trinidad

DUDA


Anoche di vueltas en la cama con ojos abiertos
una duda inmensa se apoderó de mi pensamiento,
hace rato que te noto tan distinta y hasta alejada
no es el mismo el sabor de los besos que me das.

Entonces de pronto cierro las manos llenas de culpa
y me sofoca este aire de la habitación ya distinta,
el frío como un tempano de hielo en mis espaldas
recorren todas las olas de este mar de reproches.

Ahora no quiero girar y encontrarte ahí despierta
prefiero que hagas de cuenta que dormido estoy,
la noche eterna en las agujas del reloj clavadas
el castigo inunda los dos cuerpos de indiferencia.

Miguel D. Gómez -Argentina-

HARÉ EL ORNITORRINCO (MAMÍFERO OVÍPARO) UNA COSA PRÁCTICA...


Estando el creador al final de su faena
con el tema de la creación...
Se miró las manos y sorprendido se dio cuenta
que entre los dedos le quedaban restos de materia,
y él que es de los que no le gusta tirar nada.

Se puso a pensar que podría hacer con aquellos retales...
-pues tenía mamíferos, peces, aves, etcétera.
y él de buenas y rápidas ideas: decidió hacer
algo que sirviera y se dijo:
haré el "ornitorrinco" es una cosa parecida
a un seiscientos... pero más practico...

Es mamífero, ovíparo, pone huevos como las aves y vive en el agua como los peces,
produce leche sin tener tetas
y aunque se mueve muy bien en el agua,
pero cierra los ojos al nadar...

La naturaleza se avergüenza y lo niega sin razón,
como hubiese querido hacer su propio padre,
pero no lo hizo y lo crió como otro de sus hijos...
¡Ha pero en lo que no pensó fue en el hombre!

Que este mata hasta los de su propia especie,
hizo pocos, pues no le quedaba mucha materia,
pero los repartió bien y por todas partes se veían,
algunos, para disfrutar de su presencia...
hoy día, dicen que sólo quedan algunos en Australia...
cuando antes los había hasta en la República Dominicana...

RAFAEL CHACÓN MARTEL

MI VIEJO SABIO FACUNDO CABRAL


recordando a un amigo noble 

hay tantas cosas por gozar y nuestro paso por la tierra
es tan corto
que sufrir es una pérdida de tiempo,
siembra flores y cosecharás la fragancia del positivismo
para tu hermano
siembra cariño y cosecharás la unidad familiar,
siembra sonrisas y cosecharás la paz en tu alma y cuerpo
siembra la verdad que nace de tu alma y el cuerpo será tu universo abierto.

porque solo el que es capaz de sembrar tendrá muy buenos frutos
para compartirlos con los que tenga a su lado,
por y para la eternidad de ser cuerpo y alma uno solo
ese humano.

por algo
el viejo sabio me dijo y enseño que ningún árbol,
puede crecer hasta el cielo a menos que sus raíces lleguen
al infierno
porque a veces la vida nos empuja a un precipicio sin previo aviso,
y hay que aprender a planear en la caída
donde ese frío vértigo ayudaría a descubrir que podemos volar.

teniendo muy presente
que hay que abrir muy bien los ojos de cuerpo y alma ser humano,
para no confiar en todos; porque de diez ovejas nueve pueden ser lobos.

muchos que son hoy día jóvenes tienen todo el tiempo
y la energía
pero no el dinero necesitado por cada uno de ellos,
muchos de los adultos con su dinero y energía que lograron
en su época
ya no tienen el tiempo,
porque todos los ancianos tienen el dinero y el tiempo
pero no la energía.

entregando el señor tiempo presente que la vida
con todo lo que se tenga
es solo para disfrutarla al máximo en alma y cuerpo,
como humano que dice saber razonar.

solo con la maravillosa capacidad de cada humano para hacerle frente
a los momentos negativos en su estar con vida,
supera y se transforma de un momento a otro siendo de temperamento diferente.

logrando con su personalidad nacida del alma a su cuerpo
ser generoso para dar, apoyar y ayudar a otros humanos
a su lado,
porque ese su corazón noble está listo para escuchar su alma
logrando pronunciar palabras positivas a quienes así lo necesitan hoy día.

mi viejo sabio gracias al Poeta Mayor todo el tiempo material
que permitió a almadmar el disfrutar a su lado,
al maestro y amigo Facundo Cabral.

Alejandro Madriz Martínez

LA VERDAD OLVIDADA


No dejas en mi alma espacio para el desapego,
eres placer infinito en cada lugar de tu ser,
llevas fuego, eres mi verdadero deseo,
ni de burla soy capaz de criticarte.

LUIS RAFAEL GARCÍA LORENTE -Orihiuela-

EN LA CASA DEL ABUELO


En la casa del abuelo,
que aire triste hay,
el abuelo se marchó,
y no esperó a nadie pues no volverá más,
se fue dejando un vacío en todos.

Muchos años, mucha sabiduría,
mucha vida y mucho amor,
el coronel se marchó.

Las tejas de la casa leonés
empiezan a caer,
ciertamente el tiempo
marcha sin compasión.

Ayer se encargó de dormir
al abuelo para que descansara,
mañana reencontrarnos con él
será cuestión de tiempo
pues la vida es así,
hoy aquí, mañana allá.

Ramiro Peñalba Pinell -Nicaragua-

SESO HUECO


Con este nombre era conocido este personaje habitante de una población a unos 30 minutos de la ciudad de La Habana, Cuba. Era un personaje de modales finos y educados, pero su cabeza no
andaba bien del todo.
Corrían los años 1965 a 1967 cuando lo conocí. Seso Hueco era muy trabajador. Tenía un carrito de cargar comestibles en los supermercados, que se lo habían regalado. El con ese carrito recogía en las calles del pueblo las botellas de refrescos ya vacías que la gente arrojaba en los basureros.
A Seso Hueco se le ocurrió la idea de llevar las botellas vacías a las embotelladoras de refrescos que estaban en las afueras del pueblo y vendérselas para que ellos la limpiaran y las esterilizaran y las
volvieran a embotellar. Como en esa época ya faltaba de todo, las embotelladoras vieron una forma de seguir embotellando. Con ese dinero que ganaba él vivía. Era su negocio.
Como era un “comerciante”, un día al pasar por un banco vio a muchas personas haciendo cola para entrar. Le preguntó a un hombre que para qué era la cola y el señor le contestó: “Es que somos hombres de negocios y la ganancia de nuestras ventas las depositamos aquí y ese dinero gana intereses y así nuestra cuenta va obteniendo ganancias.”
Esto que le dijo el señor, lo impresionó. Abrió su cuenta y así todos los días iba al banco a hacer sus depósitos. Un día depositaba un peso y al día siguiente lo sacaba. Para él lo importante era estar en
la fila de los negociantes y darse el caché de ser él un empresario hasta que un día el gerente del banco lo mandó a buscar y lo pasaron a la oficina del mismo. Este le dijo con mucha educación
“Lo siento Seso Hueco, no puedo seguir manteniendo tu cuenta. Te la voy a cerrar pues gasto más en papel que lo que tú me depositas” y así le cerró la cuenta. Seso Hueco salió de allí sollozando y cuando le preguntaron qué era lo que le pasaba, dijo que los negocios no le iban muy bien, pero no contó lo que le había dicho el gerente.
Seso Hueco tenía una novia que estaba muy flaca y mal vestida. Un día entró a una cafetería con ella y le preguntó: “Mujer ¿quieres ese pedazo de tortilla?” Ella contestó con voz tenue del hambre que
tenía que casi no se le escuchaba “Sí, Sí”. El le contestó: “Muy bien.
Camarero cuánto vale ese pedazo de tortilla? Y este le contestó “Veinte centavos “ Seso Hueco se volvió hacia su mujer y le dijo “Vamos, eso está muy caro” – Y salieron de la cafetería. Cruzaron la
calle y se fueron a un quiosco que vendía periódicos y revistas que estaba cerca de una iglesia. El quiosco tenía un tocadiscos. Seso Hueco puso una moneda en el mismo y pulsó un botón para que se
escuchara un tango. Agarró a su flaca por la cintura y se puso a bailar con ella en la acera.
Los jóvenes del pueblo sabían a qué hora a Seso Hueco le gustaba bailar y se sentaban en los bancos del parque que estaban al frente del kiosco y le aplaudían y Seso Hueco iba de un lado para el otro
bailando el tango con su flaca.
Las autoridades del pueblo dijeron un día que iban a vender pintura blanca para pintar los contenes de las aceras, pues iba a pasar por allí un personaje muy importante y tenían que tenerlo todo pintado.
Ni corto ni perezoso allá fue Seso Hueco y consiguió la pintura. Tocó a la puerta de una casa que hacía esquina y tenía bastante acera pues daba la vuelta a la esquina. Cuando abren la puerta lo atiende una señora y él le dice: “Señora yo le pinto el borde de la acera por un precio muy módico. La señora le contestó: “Está bien”. .Al poco rato vuelve a tocar y le dice a la señora que el borde de su casa ya estaba pintado. “Asómese”. La señora le dice “Gracias”, a lo que él responde “Son 50 centavos” – Ella le contesta “Ay señor es que mi esposo no está y yo no tengo dinero”, a lo que él respondió: “Señora, conmigo no hay problema.” La señora entró y cerró la puerta. Al rato la misma abrió la puerta para salir y con gran sorpresa vio como Seso Hueco le había quitado la pintura echando agua y pasando un paño lo había dejado todo bien embarrado.
Un día le avisaron a Seso Hueco que su mejor amigo había fallecido. Fue al velorio y empezó a llorar y a dar gritos diciendo “Ay mi amigo, mi mejor amigo. Era tan bueno conmigo que yo dormía con él y su mujer en la misma camita”. Los familiares del fallecido lo agarraron por una oreja y lo sacaron para la calle. Después de eso un día los jóvenes del pueblo lo vieron empujando su carrito de
botellas vacías pero llevaba una cuerda larga amarrada al cuello y gritando le preguntaron: “Seso Hueco qué te pasa?” a lo que él les contestó: “Mi mujer me abandonó. Se ha ido con un soldado”.
Claro, si la pobre mujer no comía y estaba muy flaca, y así Seso Hueco se quedó solo.
Pero siempre hay un renacer y un día Seso Hueco iba por la calle triste y cabizbajo cuando encontró una guitarra que habían tirado de una casa para la calle. Le faltaban unas cuerdas pero eso no
importaba. La cogió y se puso a tocar y cantar, así cuando él se enteraba que le iban a dar una serenata a alguna chica, él iba con su guitarra y cantaba y recogía propinas. También subía a los
autobuses que iban para la Habana y tocaba la guitarra, cantaba y recogía propinas. Se bajaba antes que el autobús saliera del pueblo y regresaba en el que entraba. No paraba y por supuesto seguía
recogiendo sus botellas vacías y soñando en conseguir otra novia.

Elsa Septién Alfonso -Cuba-España-
Publicado en Oriflama 30

CUENTOS SOCIALES DEL SIGLO XXI


ÁNGEL VENGADOR

El ángel no es de transparencias ni de nubes, sólo de odio.

EMISARIO

El desciframiento del virus corresponde a lo infernal.

MUTILACIONES

Tras el timo, su compasión anda en silla de ruedas.

Del libro Hipermicrorrelatos de FRANCISCO GARZÓN CÉSPEDES

TRADICIÓN Y PROTOCOLO EN LA MANTILLA NEGRA


Jueves Santo, medio día,
rosario de perlas negras
van salpicando Sevilla,
donde la mujer se integra
pregonando su belleza
luciendo peina y mantilla.
Todo aquel que la contemple
dirá: ¡Divina mujer!
No es monja ni misionera,
es dolor de primavera
que alardea de su fe.
Hoy de luto van las rosas
devotas a la oración:
se lucen así, ¡preciosas!,
porque eso complace a Dios.
Negro de seda el vestido
de terciopelo o muaré,
ajustado, no ceñido,
será de un solo color.
Mientras más liso, mejor,
ocultando las rodillas,
más largo que la mantilla.

No sorprender con las mangas,
modelo francés o largas.
Escote de barco o caja,
el pelo en un moño bajo
con la frente despejada,
broche y pendientes de plata.
Medias lisas, sin ramajes;
los guantes de fino encaje,
los zapatos, de salón;
altura: medio tacón.
Al ser vestido de luto,
de flores, ¡en absoluto!
El bolso tipo cartera,
bien en negro o de carey;
adornos, plata de ley,
el rosario, siempre dentro.
Lo extraerás en el templo.
El maquillaje, discreto;
rosa carmín en los labios,
mínima cruz en el cuello.
Peina y mantilla, el completo;
y el brazo de un caballero,
corbata y oscuro terno.

José M. Domínguez Portillo (Sevilla)
Publicado en la revista Aldaba 33

EN SIMULTÁNEA


Estoy siendo barrenada
en simultánea
por dos concienzudos

Abundantes torpezas
Poco nos conocemos
Es un ensayo

Uno de mis partenaires
actor en serio
con formación
y bastante parecido al Peter Weller
de “Festín Desnudo”
es un rudo
impostado

El otro no
Y a veces
se distrae

Entre pan y pan
estoy yo
el jamón del sándwich
espectadora presencial de muchos
y dúctil protagonista de varios
apareamientos así diseñados
para las cámaras

La misma que, sin alarde
por fin percibe, no exenta de palabras
que en la doble penetración
en toda doble penetración
en esta misma doble penetración
ahora y conmigo
se interpenetran los machos
se buscan y espadean
a través de mí.

Del libro Ardua de ROLANDO REVAGLIATTI -Argentina-

ENTRE RUFIANES


Quien termina lo que empieza
tan torcido de antemano
viene y deja con desgano
inservible cada pieza.

De los pies a la cabeza
al necio de corta frente
al incrédulo, al creyente
se le extiende por abrazo
del salitre, del bagazo
un aplauso vagamente.

REYNALDO ARMESTO OLIVA -CUBA-
Publicado en Centro Cultural San Francisco Solano

ROZAR NUESTRA LOCURA


Fue entonces donde él la apretó contra su pecho y rozó sus labios, deteniendo el tiempo en aquel cuerpo que por primera vez tocaba de forma física aunque para él significara seguir soñando.
Ella no se podía entregar más.
Fue en ese momento donde echó a volar aquella bandada de pájaros que anidaban en su estómago que revolotearon cada órgano de su cuerpo.
Desde lo más profundo de su ser deseaba que no cesaran de volar aunque aquello significara rozar la locura.

Camila
Participante en el VI Certamen de Microrrelatos Libre Memorial Isabel Muñoz

TIERRA DE IAPINILKE


cuando el silencio
es un globo
dentro de las nubes
y viene del mar
el cielo negro

nos gusta salir de casa

liebres de olfato brillante
buscando
un hueco entre los arbustos
cuevas abandonadas en la tierra

ese regocijo
de orejas largas

no queremos cobijo

si fuéramos sal

si fuéramos un puñado
puesto en agua hirviendo
si fuéramos azúcar
nos derretiríamos
dice una canción antigua

huimos
en el mareo
del cielo
la instantánea de colores
el arrebato

ya no hay aventura
que no sea ficción
el corazón
única reserva
de misterio      

sus travesías
por el amor
o la violencia

ahora
cae granizo
regalo del domingo
interminable

los niños corren en lo blanco
no escuchan sus nombres

es la alegría
recién descubierta
la repentina primavera
del hielo
su gorjeo de pájaros
su deshacerse

que nos esperen
bajo los aleros nevados
chorreando agua el pelo
la risa de liebre

el abrazo
helado
violeta

Del libro “Pájaros o reinas” de Laura Forchetti -Argentina-
Compartido por Rolando Revagliatti

INTERROGACIÓN


En la roca fulgurante de sol
una sombra traduce la silueta
de la garza empinada.

No le fue suficiente
en el árbol el nido,
ni a sus patas el verde.

Una bala confunde su destino
y la garza interroga con el cuello
a la gota de sangre.

Ya son rojas las alas…
en la roca se incrusta
una pluma sin vuelo.

BLANCA HELENA MUÑOZ DE ESCOBAR -Colombia-
Publicado en Luz cultural

EMIGRANTE (QUE VIENE Y QUE VA...)


A Esther, Alejandro y Favio

No sé qué nube lo cubrió de hastío,
qué espina honda le marcó el camino,
Él se fue lento, rumbeando destinos,
guitarra y mate, y un buen libro amigo.

Dejó las hilachas de toda su historia,
se empachó de angustia, hiel el corazón,
no marcó ni estela, ni huella, ni aroma,
se fue con el viento, nos dejó su adiós.

No sé si huellas de harina o cemento
grabaron los pasos de su deambular.
Irse le predijo: dolor, desencuentro,
irse le predijo: perder o ganar…

Y va por el mismo camino marcado
de aquel inmigrante, con su viejo afán.
Y sus pasos nuevos, el revés desandan,
terrible ironía que viene y que va…

Del libro Los indicios de HAIDÉ DAIBAN -Argentina-
Publicado en Ágora 18

DESIERTO DE ATACAMA


Mi amado
no olvides que en la ausencia
mi obstinado espíritu deambulará
en tus soledades
Me sentirás por las noches
camanchaca apegada a tu piel
largo y húmedo beso bajo sábanas
negras
El frío más frío sellando nuestras
bocas
En la insolencia de tus mañanas
estaré desnuda
extasiada y fundida en cada sinuosa
línea
que da relieve a tu cuerpo
y define la intención de tu mirada
Mis ojos serán pájaros sobrevolando
tus eriales
aves de rapiña escudriñando la
muerte:
no vaya a ser que también pretenda
los recuerdos
que aún ríen en tu memoria
En el triste mecer de tus pimientos
cantaré mi llanto
sembraré ánimas vivas en sus venas
y seré el más largo
y desconsolado
grito
Y en tus cementerios
desteñida flor de papel crepé
recostada en cada tumba
abrazada a cada muerte

JUANY ROJAS -CHILE-
Publicado en el blog deliteraturayalgomas

NO ESTOY LOCO


Tengo fórmulas, ecuaciones, y dibujos prendidos por todas las paredes de la habitación, no puedo
evitarlo. Me duermo mirando esos apuntes, como si el sueño tuviese la solución a los problemas planteados.
A veces es así.
Ellos suelen incordiarme varias veces al día. “Es un claro acto de sabotaje”, suele decirme un colega mío, cuando paseamos. He denunciado esta situación infinidad de veces a las autoridades competentes, y no obtengo respuesta. Cuando llegaba de mis quehaceres, encontraba mi territorio sagrado profanado: apuntes por el suelo, mobiliario desplazado, incluso el colchón levantado. Todo
esto suele frustrarme mucho y desencadenar en unas intensas crisis, y éstas a su vez, en obligatorias y
tediosas sesiones de terapia con el psiquiatra. Un psiquiatra totalmente abducido por ideas contrarias a mis experimentos, empeñado en medicarme hasta la saciedad, cuando sabe de sobra que eso impide que mi cerebro rinda al cien por cien.
Se oye una voz familiar por la megafonía:
—“Atención residentes, son las cuatro y media. Como es costumbre en nuestro centro psiquiátrico de
alta seguridad, se procederá al registro de las celdas. Rogamos colaboren con nuestro personal, y
permanezcan tranquilos hasta que éste finalice. Gracias.”
Pues ya lo habéis oído vosotros mismos. Me apresuro a guardar en mi boca cuidadosamente plegado un plano de los accesos del recinto por los cuales puedo escapar. Si soy bueno, se marcharán enseguida.
Antes, me arrebatan de las manos el artículo de periódico que plasma la genialidad de mi obra.
Markus S. P. condenado a cadena perpetua en un psiquiátrico por los diecisiete escabrosos asesinatos que cometió a lo largo de décadas, con el fin de experimentar trasplantes de cerebros, resucitaciones, injertos humanos de miembros en animales… bla, bla, bla. Se sabía de memoria sus logros. Y sonreía al recordarlos.

Mar Roca Mercader (España)
Publicado en la revista digital Minatura 155

ES ELLA


Te hallé como una lágrima en un libro olvidado
Vicente Huidobro

Mujer
azul.
Risa
azul.
Azules
pechos.
Gemido
azul.
Hoy
todo
es azul.
Aun
el cisne.

Del libro Hallazgo tardío de SERGIO BARTÉS -Argentina-
Publicado en Editorial Alebrijes

LA FUERZA DEL CERO


El punto es la huella digital del infinito
la redondez perfecta de la eternidad
el cero es el límite
a partir del cual el silencio
comienza a hablar con los gestos del mimo
y con los ojos burlones de la locura
El cero no resta
el cero acumula
perdiendo todo lo que lleva encima
Su ventaja es la desnudez
la desnudez pura del deseo colmado
del deseo que renuncia
luego de hartarse de beber la vida¡
con la sed del hombre carenciado
El cero es haberlo perdido todo
y estar frente al horizonte
esperando la salida de un fuego redondo
ese sl que todo lo dice
sin pronunciar palabra
El cero gira sobre sí mismo
y crea el universo.

MARTÍN ALVARENGA -Argentina-
Publicado en Gaceta Virtual

NO RECOGER ORO NI PIEDRAS PRECIOSAS


Personas
no recoger oro ni piedras preciosas:
llena tus corazones con el anhelo
que arde como el carbón encendido.
Robar lo rubíes de la mirada del ángel,
beber agua fría del charco del diablo.
Personas, no acumular tesoros
que te conviertan en mendigo,
acumular riquezas
que te darán el reino.
Ofrecer a tus hijos una belleza
que los ojos humanos nunca hayan visto,
ofrecer a sus hijos un poder
para romper las puertas del cielo.

Del libro Lira de septiembre de Edith Södergran -Suecia- Traducción Hebert Abimorad
Publicado en Periódico de poesía 99


EL SANTUARIO


desde el ojo celeste del fuego
el alma pájaro sucumbe al aire gozante
purifica en vuelo la corrupta devoción
del humano santuario

Del libro "Profanaciones ínfimas" de Osvaldo Ballina -Argentina-
Publicado en el blog elescribidor

EL DIQUE


En las últimas vacaciones Papá
construyó un dique en el río.
Le llevó toda la mañana.
Cuando terminó, el sol
había bronceado su espalda.
El agua nos llegaba a los tobillos
nos metíamos en zapatillas
para que los pies no dolieran.

En ese mismo río esparcimos
sus cenizas pocos años después.

Mamá llevó flores y una botella de vino.
No había nadie ese día
solo un hombre acostado en la arena
que al ver la botella gritó de satisfacción.

A Papá le hubiera gustado, pensé
y entrando al agua rompí el dique.

Griselda García -Argentina-
Publicado en la Náusea

SUMERGIRSE


Un perfume fresco,
una imagen imborrable,
unos pasos que resuenan,
alejándose,
un rostro y una sonrisa
gigante,
perfecta,
dientes como perlas,
manos curtidas
en mil cotidianas
peleas.
Todo sobra
si uno olvida
sumergirse en la realidad.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

VIAJEROS DE TODOS LOS MUNDOS


Los relatos recogidos en Viajero de todos los mundos -libro con el que Francisco José Segovia Ramos ganó el I Premio Micromegas de Ciencia Ficción- son una metáfora del espíritu de conocimiento del ser humano. El ansia de ir más allá de lo rutinario nos lleva a descubrir todos los futuros posibles, e incluso a vislumbrar qué pasados alternativos perdimos al tomar una decisión como raza.

Además de ser un homenaje a autores como Asimov, Clarke, Philip K. Dick, Stanislaw Lem o Bradbury, estos relatos giran alrededor de las eternas inquietudes humanas -el amor, la vida y la muerte-, enmarcadas en las constantes preguntas de ¿quiénes somos?, ¿a dónde vamos? ¿de dónde venimos?, que la ciencia intenta responder, aunque, como sucede en estos relatos, abriendo más interrogantes. Segovia Ramos crea mundos novedosos que nos llevan a encontrarnos con lo más profundo de nosotros mismos, y presentes alternativos y futuros próximos tan inquietantes como reconocibles.

El autor trata con agudeza los aspectos tecnológicos que puedan desarrollarse en próximas generaciones, pero siempre situados en un entorno social que no nos parece tan lejano ni imposible. A pesar de los robots, de las máquinas bélicas de destrucción masiva, de los invasores de otros mundos, de los cerebros positrónicos, o de las máquinas increíbles, Viajero de todos los mundos rezuma una ácida y cruda crítica de nuestra sociedad.

Francisco José Segovia Ramos -Granada-

miércoles, 12 de julio de 2017

ESTRELLA


Estrella del cielo mío
Horizonte del amor,
Luz regalo de alegría
Silencio de mi corazón
Mañana de suave brisa
Labios en dulce miel...
Sol de media luna
Pasión dulce piel
Estrella de mil sueños
Amante en tierno sabor,
Alma mía infinito amor
Aroma de sutil resplandor
Bella melodía silueta del sur
Arena, cielo tierno mar
Oasis manantial del amor...
Estrella pasión amar.

Jose Nieto -México-

GEMELA


Alma gemela, que llegaste temprano cuando crecía en tu cielo un sol con esperanza y poco a poco te convertiste en aire, y te respiré, lentamente entraste por mis ojos, por la piel y sucumbiste en mi corazón… Entonces, silencio, entonces sublime voz, entonces tú, y luego yo:

Hablo solo,...
Y por más que me pregunto
La razón del amor
Sonrío
No la hay,
Solo sentimientos
No importa que tengamos diferencias
Ni que a veces grises o luminosos
Los ojos del amor.
Hablar de frente a ti
Tocarte despacio
Y confesarte en silencio
Que no son castillos
Son realidades
Que no son poesías
Banales
Que en verdad te hablo
Sin intención de hacerte mal
¡Te amo!
Tal como eres
Ya me ves a veces en silencio
Y otras sin hablar de más
TE AMO.

Enrique Palma -España-

ELEGÍA


Pena negra
la que me envuelve,
noto que no respira;
que sus labios
no se mueven,
que su corazón
no latía.
Bella flor
que se marchita
cuando despunta
este día;
te llevas mi alma
contigo,
" aquella "
que te quería.

JUAN MURILLO CASTILLEJO

CORAZÓN VACÍO DE AMOR


Hace ya muchos veranos atrás,
existió un noble corazón rojo,
y muy solitario pero enamorado
de otro corazón, quién le hacía así palpitar
con gran alegría y mucho amor.

Así luchó por conquistar a su dulce amada,
obsequiándole todo lo más especial
para hacerle feliz, y fue así que logró
conquistarle con lujos
llenos de miles de fantasías,
para regalar lo mejor a su dulce amor.

Más este corazón tan enamorado,
y cegado por ese amor tan irreal como ambicioso,
lo llevó a un mundo que nunca
pensó en vivir, he inocentemente ha caído
en un amor basado en placeres
y grandes consumos para agradar a su amor.

Así vivieron mucho tiempo felices,
este corazón enamorado,
y su amado corazón feliz
con tantas fantasías sin límites en gastos,
más un cambio en el destino económico,
como en lo social de este noble corazón
tan enamorado, sufrió una gran decepción.

Al llegar un nuevo verano,
ya estos corazones separados vivían,
pues su corazón al que había otorgado
esos latidos y color rojo de amor,
le había cambiado por otro corazón,
más poderoso en economía
como para otorgarle los placeres,
que este anterior amor no podría.

Fue así que desde aquél fatídico
y muy triste verano, este corazón notó
con gran pesar que ya su vida
estaba totalmente vacía
como su rojo corazón
ya había perdido su noble color,
quedando totalmente transparente
frente a ese mismo gran océano,
quién había sido fiel testigo de su amor.

Ahora ya muchos veranos han pasado,
y este corazón vacío ya solitario
frente a su gran océano solo ruega a su Dios
quién le otorga esos latidos de vida,
que termine con su vida tan triste,
como tan solitaria, para no seguir latiendo
tan solo de los recuerdos de su amada.

Y así acabaron sus latidos de vida,
más sí quedó flotando junto a su gran océano
a la espera de la llegada final al cielo,
para reunirse nuevamente
a su amor inicial en esa playa celestial,
para volver a latir unidos otra vez
basados en aquél amor puro
el mismo que les unió una vez
en su primer encuentro terrenal
jurado frente al Dios del amor.

Claudio Kruger Ahues -Chile-

HABLANDO DEL AMOR

La imagen puede contener: una persona, exterior

A TI PIDO MI DULCE LUNA


Acá en mi cuarto sola, mirando
por la ventana te veo luna, tan
grande, tan radiante, tan de
enamorados, al verte te toco
con mi ojos, con mis pensares...
Te acaricio, con mis manos te
rodeo, tan bella tan blanca, que
es lo que encierras bella luna,
no puedo apartar la mirada, el
deseo me envuelve en tules...
¿Y tú señora no ves como logras
con tu brillo enardecer mis sentidos?,
¿no ves que mi amor me saluda y
desde donde tú está me traes
su recuerdo?, mis oídos se agudizan
Su voz me grita en un ahogado
sonido que me ama, que lo espere
que ya llega, que no dude de su
amor, lunita tráemelo con la fuerza
de tu luz, muéstrale la senda...
¿No ves con que ansias lo espero?,
miro el sendero y su silueta no veo
asomada en mi ventana estoy, la
noche me muestra sombras, tú
tráemelo por que muero de amor...

Sonia Iris Pérez -Argentina-

MAS TE QUIERO


Corazón mío, voy volando con mis sueños y razones,
deleite del rocío de la luna hechizando amantes.
Quiero bautizar tus labios con la humedad de mis alientos,
mis manos en tus senos densos, duros de placeres.
Quiero vivir el ansia de la lluvia en tu cintura,
romper con sudores de pasión, nuestros deseos.
Quiero desatar galopes desbocados en tu corazón.
nuestras sangres liberadas, gimiendo, sin control.
Quiero con ternuras, besar tus pies, tu boca jugosa,
ser luz y fuego ardiendo de amor... como queremos.
Quiero vivir o morir en la desnudez de tu cuerpo.
En la adversidad de la distancia... ¡más te quiero!

Álvaro Álvarez Rojas (aprendiz de poeta) -Colombia-

PLUMAS PELIGROSAS


Alicia pensaba que se había equivocado al casarse con Juan.
Se sintió disgustada desde el momento en que él decidió pasar la luna de miel en Nigeria, a pesar de que ella manifestó su desacuerdo desde el primer momento. No olvidaba el caso de Ron, su antiguo
jefe, quien por motivos de trabajo viajaba a menudo a ese país.
Regresó de uno de ellos con una extraña enfermedad en los ojos que estuvo a punto de dejarlo ciego de no haber sido por la experiencia que tenía el jefe del cuerpo de ingenieros.
Sabía que en algunos países de África se corría el riesgo de adquirir una enfermedad desconocida en España, que sin embargo en Inglaterra, por haber sido colonizadores en algunos de esos pueblos,
tenían tratamientos para las mismas. Fue allí donde comprobaron que Ron tenía gusanos en los ojos. Estos bichos se escondían en las almohadas, lugar preferido por ellos para alimentarse de los incautos
inquilinos de los hoteles.
Alicia no se sintió bien desde su regreso del viaje de novios. Sin razón aparente, estaba perdiendo fuerzas en todo su cuerpo, hasta que llegó el día en que no pudo levantarse de la cama. Fue entonces que Juan recordó la historia que ella le había contado, y entrando abruptamente en el dormitorio tiró con fuerza de la almohada sobre la que descansaba la cabeza de su mujer, y asiéndola fuertemente
contra su cuerpo, corrió hasta el patio de la casa tirándola al suelo.
Con el cuchillo de cocina que llevaba en su mano derecha le dio un tajo partiéndola en dos. Las plumas volaron por el aire y los gusanos empezaron a dejarse ver.
Juan no daba crédito a sus ojos, pero el desgraciado hombre, no se percató de que algunas de las plumas que salieron volando del interior de la almohada cayeron en su cuello, llevando con ellas los
diminutos parásitos que se introdujeron suavemente en sus oídos, buscando un lugar para alimentarse.

Mª Manuela Septién Alfonso
Publicado en la revista Oriflama 30

CUENTOS ONOMATOPÉYICOS


¡BANG!

“¡Bang!”, exclamó nerviosa la mujer cuando quiso gritar: “¡Bingo!”
¡BE!

“¡Be...”, imploró la oveja moribunda de sed, sin ánimos para articular: “...ber!”

¡BZZZ!

“¡Bzzz!”, avisó la mosca contaminada al ansioso coleccionista.

¡CLO CLO!

“¡Clo clo!” pregonó, aunque únicamente se trataba de un embarazo sicológico.

¡CRI!

“¡Cri!”, debió cantar el grillo, pero tras el pisotón resonó un: ¡Crac!

¡JA!

“¡Ja!”, o, tras la bofetada del asaltante, lo del ejecutivo fue: “¡Jo!”

¡ÑAM!

“¡Ñam! ¡Ñam!”, exclamó el caníbal después de la caza.

¡PÍO!

“¡Pío!” Contestó el gallo virgen a la gallina viuda.

¡SNIF!

“¡Snif!” Y el gigantesco extraterrestre se quedó sin interlocutores terrícolas.

¡ZAS!

“¡Zas!” El machete dejó de estar en contacto con la cabeza. “¡Zamb!”

Del libro Hipermicrotexturas de FRANCISCO GARZÓN CÉSPEDES

OLAS EN LOS TRIGALES


En el porche, los ancianos se mecían en sendas mecedoras. La noche cálida y estrellada invitaba al descanso y la meditación. Las luciérnagas vagaban alegrando la noche con sus lucecitas y en el aire se respiraba el olor de rastrojos quemados, el olor del campo al anochecer. De pronto, él rompe el silencio:
-La cosecha de trigo viene este año mejor que nunca, quizás podamos ir a Acapulco para que conozcas el mar. Recuerda que te prometí llevarte aquel día que te ayudé a bajar del árbol donde te subías para ver el viento hacer olas en los trigales.
Tú tenías 12 años y yo uno más. ¡Cuánto tiempo ha transcurrido desde entonces! y ya ves, no he podido llevarte. Los hijos, la lucha del campo, mi enfermedad... había un tono de amargura en sus palabras.
-En cambio me has dado cincuenta años de amor y respeto, y eso para mí vale más que nada. Hemos sido felices educando a nuestros hijos, de los que estamos orgullosos, y ahora nuestros nietos nos llenan de alegría. No pienses más en tu promesa de llevarme a conocer el mar, ya me hago una idea de cómo es.
Él guarda silencio, por toda respuesta alarga su brazo, le toma la mano a ella y así con las manos unidas acoplan el vaivén de sus mecedoras y sus miradas se pierden en la noche mirando las estrellas.

Dorka Cervantes (Caribeña en Sevilla)
Publicado en la revista Aldaba 33