lunes, 20 de marzo de 2017

ERES RÍO Y CANTO


Ven te ruego
a darle compañía
a esta sinuosa soledad
que liberando a la noche, renace.

Sola tú
pedernal esférico
harás rodar sin tiempo
a esta paralítica sin razón dubitativa.

A tu voz, complemento infinito
de la añoranza esquiva
tengo los pasos
incansables.

Ya no me queda espacio donde
conservar los breves instantes
que derrumban gráciles
todas mis carencias.

Por eso te busco
en tu mirar de viento
violento, intenso llevas todo
solo dejas crucificadas a las decepciones.

Única eres dentro la copiosa inmensidad
donde sólo los cactus rojos florecen,
sus pétalos pálidos son náufragas
canciones de los ríos ausentes.

Orlando Ordóñez Santos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada